Misión Edificando Familias Sólidas

Ministerio Cristiano | Resolución 114o Septiembe 27 de 2016 – Oficina de Asuntos Religiosos – Mininterior (Colombia)

Artículos

Principios sólidos para sus hijos, fundamentos de victoria

La mayoría de los padres desean que sus hijos sean victoriosos. Algunos meditan en el hecho de no comprender por qué razón se dan por vencidos fácilmente. “A mí me tocó vivir duramente para llegar hasta donde estoy. ¿Por qué mis hijos desisten ante los primeros obstáculos?”, se preguntan.

La respuesta es sencilla: Si deseamos edificar familias sólidas, es esencial que volvamos al origen de todo, al afianzamiento de nuestros chicos en principios y valores, tomados de la Biblia.

Hay dos aspectos que debemos considerar: el primero, la instrucción de ellos en pautas firmes que les permitan hacia el futuro, enfrentar cualquier situación difícil; la segunda, que si debemos corregirlos, lo hagamos de manera apropiada.

Comencemos a revisar el tema: A los hijos debemos educarlos en principios y valores. No es un proceso espontáneo. Implica un compromiso permanente desde la misma niñez.

La situación que apreciamos hoy, es el fruto de una concatenación de errores de los padres que tienen su reflejo en actitudes rebeldes, plagadas de resentimiento, y en muchos casos, deseos de venganza.

No podemos pretender que con un cambio superficial, tengamos a mano el amor de nuestros hijos. Recuerde siempre: es un proceso de siembra de principios y valores.

La Biblia enseña: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”(Proverbios 22:6; 29:17)

Esta pauta de educación compartida por el rey Salomón tiene aplicación en nuestro tiempo. Si usted instruye apropiadamente a sus hijos hoy, no tendrá que lamentarse en el mañana. Pero es importante que tome la decisión de criarlos apropiadamente.

Un segundo aspecto, aunque permítame decirle que es el más importante, estriba en que invite al Señor Jesucristo a reinar en su hogar. Si Él ocupa el primer lugar, tenga presente que su familia experimentará armonía, paz y—en caso de presentarse dificultades—se podrán superar gracias a la intervención de Dios, que trae paz y tranquilidad. ¡Tome la decisión hoy! Sus hijos, su familia y su relación de pareja serán diferentes.

El otro componente valioso radica en aplicar la disciplina cuando corresponde y de la forma debida.

Lo anterior lleva a considerar un imperativo el asimilar en nuestra existencia la instrucción que nos insta a aplicar la disciplina a nuestros hijos cuando cometen un error, sin prestar atención a las advertencias: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.”(Proverbios 13:24)

Si ama a sus hijos, corríjalos. Los formará para vivir en sociedad y desarrollar sus propias metas y sueños.

En todo el proceso es esencial que nosotros mismos, como padres, hayamos edificado nuestra existencia a partir de principios y valores. Sólo de esta manera podremos transferirlos a todos los componentes en el hogar.

Podremos lograrlo cuando le permitimos a Jesucristo que ocupe el lugar privilegiado que le corresponde en casa, es decir, el primer lugar. Abrirle las puertas de nuestro corazón y de la familia a Jesús el Señor, permitirá que se produzcan cambios de fondo en nuestra forma de pensar y de actuar, y que comencemos a pensar y actuar distinto. Es el maravilloso camino hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar que siempre hemos anhelado…

© Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez dirige el ministerio cristiano Misión Edificando Familias Sólidas. Además de una amplia trayectoria como escritor, tanto secular como cristiano, dirige el Programa Vida Familiar que se transmite en varias estaciones de radio de habla hispana. Es licenciado en Teología con especialización en Consejería Familiar. Ha publicado varios libros que se pueden descargar en formato electrónico desde la Internet.