Tres pasos para asumir la situación de un familiar químico dependiente

Toda familia se establece con un proyecto de vida. No obstante, el proyecto que hayamos trazado—cualquiera que fuere—puede verse truncado cuando uno de los familiares cae en el consumo de sustancias químicas (drogas). La vida parece desmoronarse para el esposo, la esposa (en su condición de padres), para los hijos o hermanos.

Le animo a leer un texto del que tomaremos algunos puntos relevantes para enfrentar la situación. Se encuentra en Lucas capítulo 6 desde el versículo 46 hasta el 49:

“¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo? 47 Voy a decirles a quién se parece todo el que viene a mí, y oye mis palabras y las pone en práctica: 48 Se parece a un hombre que, al construir una casa, cavó bien hondo y puso el cimiento sobre la roca. De manera que cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no pudo ni siquiera hacerla tambalear porque estaba bien construida. 49 Pero el que oye mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre que construyó una casa sobre tierra y sin cimientos. Tan pronto como la azotó el torrente, la casa se derrumbó, y el desastre fue terrible». (Tomado de la Nueva Versión Internacional)

Dos proyectos, dos finales

El pasaje nos revela a dos hombres cuyo proyecto de vida era construir cada uno, a su manera, una casa.

El primero, lo hizo sobre bases sólidas. El Señor Jesús lo equipara a quien aplica la Palabra en su vida. Cuando vinieran los momentos críticos, nada pudo mover la construcción. Tenía fundamentación.

¿Hijos, padres o quizá el cónyuge es químico dependiente? Si Cristo ocupa el primer lugar en su vida personal y familiar, podrá sobreponerse a la situación de manera victoriosa.

En el segundo caso, el hombre sí construyó, pero dado que los cimientos no eran firmes, vino la primera creciente y arruinó la vivienda. Lo que inferimos en el texto es que, con aquella destrucción, todos se vieron perjudicados: padres e hijos. Los arrastró a todos.

Su familiar químico dependiente debe seguir en el proyecto de vida

Por supuesto, resulta doloroso cuando un familiar cae en las drogas; sin embargo, la vida sigue y con ella, el proyecto de vida de todos. Esa persona químico dependiente debe seguir incluida en los sueños y metas de todos.

Esa es una de las razones por las que debemos luchar, prendidos de la mano del Señor Jesús. No todo está perdido. Él está en control, y si le permitimos que gobierne aún ese problema, el curso de nuestra historia cambiará.

Rendir a dios nuestras preocupaciones por ese familiar

Hay otro texto que le invito a considerar. Se encuentra en Filipenses 4:6,7:

“Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! 5 Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. 6 No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Estos textos nos orientan sobre el camino a seguir. Rendir esa situación, la del familiar químico dependiente, en Sus divinas manos. Él debe ser quien—en adelante—dirija los pasos a seguir.

Una ruta de tres pasos eficaces

Tenga presente lo siguiente: No puedo cambiar a nadie; solo puedo dar pasos para mi propio cambio.

Cuando decidimos desprendernos de las preocupaciones por la inquietud que desencadena ese familiar en las drogas, y rendir la situación en manos de Dios, experimentamos una relación más sana e íntima con Dios.

Le invitamos a considerar tres pasos sencillos pero eficaces. Reconozca siempre que…

  1. NO PUEDO CAMBIAR A OTRA PERSONA A TRAVÉS DE MI ACCIÓN DIRECTA.
  • Hemos gastado tiempo pretendiendo cambiar a la persona co-dependiente.
  • Hemos pasado muchas horas y agotado nuestros recursos y nuestra energía mental.
  1. SÓLO PUEDO CAMBIARME A MÍ MISMO, POR LA GRACIA DE DIOS.
  • Cuando por fin llegamos a la conclusión de que no podemos cambiar al adicto, estamos libres.
  • Debo examinar cuáles son mis propias responsabilidades.
  • Debo examinar cuáles han sido mis reacciones con el químico dependiente.
  1. OTROS TENDERÁN A CAMBIAR COMO REACCIÓN A MI CAMBIO.
  • Nuestra reacción en el pasado era intentar rescatar al adicto o resolver sus problemas, para evitar la vergüenza de la familia.
  • La esposa co-dependiente ha tratado al adicto como un niño, más que como un esposo.
  • Las viejas reacciones de control no mueren con facilidad.
  • Los sentimientos de culpa y responsabilidad pueden salir a la superficie en cualquier momento.
  • El co-dependiente puede sentir la tentación de volver a hacer el papel de dios para arreglar una situación negativa.
  • Dios puede darnos la paz interior que nos permita aceptar lo que está pasando en nuestra familia.
  • Nuestra confianza en Dios es el paso principal de nuestro proceso de recuperación.
  • No debemos temerle a los cambios que se vayan produciendo, aun cuando no son lo que esperábamos.
  • Dios es el que nos da el valor de cambiar las cosas que podemos cambiar (Santiago 1:5).
  • Debemos entender los límites entre ayudar al adicto y facilitarle la adicción.

Hay un camino por re emprender

Si decidimos permitir que Jesucristo gobierne la situación que enfrentamos con un familiar químico dependiente, es esencial que retomemos el Proyecto de Vida. Ese esposo, esposa o quizá hijo o hermano, debe estar incluido. Las cosas cambiarán. Lo que hoy es dolor, mañana será esperanza y alegría porque Dios toma todo el control.

No se dé por vencido fácilmente. Hay mucho tiempo por vivir juntos, en unas nuevas condiciones.

Le invitamos a nuestras conferencias

La MISIÓN EDIFICANDO FAMILIAS SÓLIDAS y la Fundación Ciudadela Refugio SHEKINA que orientan los pastores Jorge Eliécer Garzón y Gloria Díaz Vélez, realiza cada quince días charlas teórico prácticas del Programa de Restauración Familiar. Son GRATIS. Duran solamente 90 minutos, pero los resultados son extraordinarios en las vidas de quienes aplican esos principios. Podrá escuchar sus testimonios en las reuniones.

El tema que acaba de leer, forma parte de esas conferencias. La próxima reunión será el miércoles 4 de Julio desde las 7:00 pm. La Dirección de la MISIÓN EDIFICANDO FAMILIAS SÓLIDAS (Sede Norte) es la siguiente: Avenida Tercera i Norte Nro. 49-41, barrio La Flora, a cuadra y media del Éxito de la Flora. Comparta esta información con personas a las que pueda resultarles útil.

¡Dios les bendiga rica y abundantemente!

Fernando Alexis Jiménez

MISIÓN EDIFICANDO FAMILIAS SÓLIDAS (Sede Norte)